Testimonios para la Iglesia, Tomo 1

30/124

Pleitos en la iglesia

La descripción que sigue acerca de la condición de los miembros de la iglesia me fue dada mientras me encontraba en Ulysses, Pensilvania, el 6 de julio de 1857. Se refiere a la situación que ha existido en _____ y también en otros lugares de Nueva York. 1TI 153.2

Ha habido tantos pleitos entre los miembros en el Estado de Nueva York, con los que Dios no ha tenido nada que ver, que la iglesia ha llegado a perder su fuerza, y sus dirigentes no saben cómo recuperarla. Ha desaparecido el amor mutuo, y en cambio ha prevalecido un espíritu de crítica y acusación. Se ha considerado una virtud buscar en la vida de los demás todo lo que parezca ser malo a fin de divulgarlo haciéndolo aparecer realmente tan malo como era. No ha existido la actitud de compasión que mueve a sentir amor y piedad por los hermanos. La religión de algunos ha consistido en una actitud de crítica y en investigar todo lo que tenga la apariencia de mal, hasta que se han marchitado los nobles sentimientos del alma. Es necesario elevar la mente para que se espacie en las escenas eternas, en el cielo, en sus tesoros, en sus glorias, y que reciba una dulce y santa satisfacción en las verdades de la Biblia. Debiera sentir satisfacción de alimentarse con las preciosas promesas que ofrece la Palabra de Dios, debiera encontrar solaz en ella y sentirse elevada por encima de las cosas comunes hasta llegar a las importantes cosas eternas. 1TI 153.3

¡Pero la mente ha sido empleada en una forma muy distinta! ¡Se ha ocupado en recoger la paja! Las reuniones de la iglesia, en la forma como se han llevado a cabo, han sido una verdadera maldición para muchos en Nueva York. Estos pleitos fabricados han dado rienda suelta a conjeturas y suposiciones malignas. Los celos han sido alimentados. Ha existido odio, pero no lo han reconocido. Las mentes de algunos han abrigado ideas erróneas, y se han visto inclinados a reprochar sin amor, han medido a otros con la idea que ellos tienen de lo que es correcto, y no han tenido misericordia sino que han abrumado a la persona caída con un peso destructor. 1TI 154.1

Vi que muchos en Nueva York se han preocupado tanto de sus hermanos, por mantenerlos en el camino derecho, que han descuidado sus propios corazones. Sienten tanto temor de que sus hermanos no sean celosos ni se arrepientan, que se olvidan de que ellos mismos padecen de males que deben corregirse. Tratan de enderezar a sus hermanos teniendo ellos mismos sus propios corazones no santificados. La única forma como los hermanos y las hermanas de Nueva York pueden levantarse es que cada uno atienda su propio caso individual, y ponga en orden su propio corazón. Si resulta claro que un hermano ha cometido un pecado, no hay que contarlo a los demás, sino que con amor por el alma de ese hermano, con el corazón lleno de compasión y con misericordia, hay que hacerle ver a él mismo el mal que ha cometido, y luego hay que dejar ese asunto con él y el Señor. Así habrá cumplido con su deber de miembro que tuvo conocimiento del mal cometido. Pero nadie debe dictar sentencia. 1TI 154.2

Se ha convertido en un asunto muy liviano la tarea de controlar la vida de un hermano, de condenarlo y de mantenerlo bajo condenación. Se ha manifestado celo por Dios, pero sin conocimiento. Si cada uno pusiera orden en su propio corazón, cuando los hermanos se reúnen su testimonio sería espontáneo y procedería de un alma llena, lo cual conmovería a las personas que no creen en la verdad. La manifestación del Espíritu de Dios diría a sus corazones que vosotros sois hijos de Dios. Nuestro amor mutuo debiera ser evidente para todos. Entonces hablaría y tendría influencia. 1TI 154.3

Vi que la iglesia de Nueva York podría levantarse. Ocupaos de la obra individualmente, manifestad celo por la causa y arrepentíos; y después de haber corregido todos los males, creed que Dios os acepta. No murmuréis sino que aceptad la Palabra de Dios. Vedlo con diligencia y creed que él os recibe. Una parte de la obra consiste en creer. El que ha prometido es fiel. Avanzad por fe. 1TI 154.4

Los hermanos pueden levantarse en Nueva York como también en otros lugares, y pueden beber la salvación de Dios. Pueden avanzar con entendimiento, y cada uno puede tener una experiencia personal en este mensaje del Testigo Fiel a los laodicenses. La iglesia siente que se encuentra caída, pero no sabe cómo levantarse. Las intenciones de algunos pueden ser muy buenas; pueden hacer confesiones; sin embargo vi que son observados con sospecha y se los considera ofensores por una palabra pronunciada, hasta que no tienen libertad ni salvación. No se atreven a manifestar los sencillos sentimientos del corazón, porque saben que se los observa. Dios desea que su pueblo le tema a él y tengan confianza unos con otros. 1TI 155.1

Vi que muchos se han aprovechado de lo que Dios ha mostrado con respecto a los pecados y males de otros. Han tomado el significado extremo de lo que se ha mostrado en visión, y luego han insistido en ello hasta que se ha producido la tendencia a debilitar la fe de muchos en lo que Dios ha mostrado, y se ha desanimado y desalentado a la iglesia. Los hermanos debieran manifestar tierna compasión en su trato mutuo. Debieran tratar con mucha delicadeza los sentimientos de los demás. Ocuparse de los males de los demás debiera ser la obra más delicada e importante de todas. Un hermano debiera ocuparse de ello con la mayor humildad y considerando sus propias debilidades, para que él mismo no sea tentado. 1TI 155.2

He visto el gran sacrificio que Jesús hizo para redimir a los seres humanos. No consideró su vida demasiado valiosa para sacrificarla. Jesús dijo: “Que os améis unos a otros, como yo os he amado”. Juan 15:12. Cuando un hermano peca, ¿siente usted que podría dar su vida para salvarlo? Si siente en esa forma, puede aproximarse a él y ejercer influencia en su corazón; usted es justamente la persona que puede hablar con ese hermano. Pero resulta lamentable que muchos que profesan ser hermanos, no están dispuestos a sacrificar ninguna de sus opiniones, ni su juicio, para salvar al hermano. Hay muy poco amor mutuo. Se manifiesta un espíritu de egoísmo. 1TI 155.3

El desánimo ha invadido la iglesia. Los miembros han estado amando el mundo, amando sus granjas, su ganado, etc. Ahora Jesús los llama a apartarse, a hacerse tesoros en el cielo, a comprar oro, vestidos blancos y colirio. Estos son tesoros preciosos. Obtendrán la entrada al reino de Dios para el que los posea. 1TI 155.4

El pueblo de Dios debe avanzar con entendimiento. No debiera estar satisfecho hasta haber confesado todo pecado conocido; después de eso tienen el privilegio y el deber de creer que Jesús los acepta. No deben esperar que otros se abran paso a través de las tinieblas y obtengan la victoria para que ellos la disfruten. Ese gozo durará únicamente hasta que termine la reunión. A Dios hay que servirle por principio y no por sentimiento. Ganad la victoria para vosotros mismos en la mañana y en la noche en vuestra propia familia. No permitáis que vuestros afanes diarios os impidan hacerlo. Tomad tiempo para orar, y al hacerlo, creed que Dios os oye. Mezclad fe con vuestras oraciones. Puede ser que no todas las veces recibáis una respuesta inmediata, pero entonces es cuando la fe se pone a prueba. Sois probados para ver si confiaréis en Dios, si tenéis una fe viviente y estable. “Fiel es el que os llama, el cual también lo hará”. 1 Tesalonicenses 5:24. Recorred el paso angosto de la fe. Confiad en las promesas del Señor. Confiad en Dios en medio de las tinieblas. Ese es el tiempo cuando se debe manifestar fe. Pero a menudo dejáis que los sentimientos os dirijan. Buscáis en vosotros algo de valor cuando no os sentís reconfortados por el Espíritu de Dios, y desesperáis porque no podéis encontrarlo. No confiáis suficientemente en Jesús, en el amante Jesús. No dejáis que sus méritos sean todo. Lo mejor que vosotros podáis hacer no merecerá el favor de Dios. Son los méritos de Jesús los que os salvarán, es su sangre la que os limpiará. Pero vosotros debéis realizar esfuerzos. Debéis hacer lo que podáis de vuestra parte. Sed celosos y arrepentíos, y luego creed. 1TI 156.1

No confundáis la fe y los sentimientos, porque son cosas diferentes. Nosotros podemos ejercer la fe. Esta fe debemos mantenerla en actividad. Creed, creed, dejad que vuestra fe se apodere de la bendición, y ésta será vuestra. Vuestros sentimientos no tienen nada que hacer con esta fe. Cuando la fe traiga la bendición a vuestro corazón, y vosotros sintáis regocijo en la bendición, eso ya no es fe, sino sentimiento. 1TI 156.2

El pueblo de Dios debe levantarse firmemente en Nueva York, salir de las tinieblas y hacer brillar su luz. Están en el camino de la obra de Dios. Deben dejar que el mensaje del tercer ángel haga su obra en sus corazones. Hermanos, Dios es deshonrado por vuestras largas oraciones sin fe. Apartaos de la falta de méritos del yo, y en cambio exaltad a Jesús. Hablad de la fe, de la luz y del cielo, y tendréis fe, luz, amor, paz y gozo en el Espíritu Santo. 1TI 156.3

*****