Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

20/126

El poder de la verdad

En los primeros días, la palabra de Dios fue predicada por sus ministros “con demostración del Espíritu y de poder”. 1 Corintios 2:4. Los corazones de los hombres se conmovían por la proclamación del Evangelio. ¿A qué obedece que la predicación de la verdad hoy día tenga tan poco poder para conmover a la gente? ¿Está Dios menos dispuesto a otorgar sus bendiciones a los obreros de su causa en estos tiempos que en los días de los apóstoles? 5TI 147.1

La amonestación que nosotros proclamamos al mundo tiene que resultar para los hombres como sabor de vida para vida, o de muerte para muerte. ¿Acaso enviaría el Señor a sus siervos a proclamar este formidable y solemne mensaje reteniendo de ellos el Espíritu Santo? ¿Se atreverán los hombres débiles y errantes a interponerse entre los vivos y los muertos para proclamar palabras de vida eterna sin la gracia y el poder especial de Dios? Nuestro Señor es rico en gracia, grande en poder; abundantemente otorgará sus dones sobre todos aquellos que vienen a él con fe. Está más dispuesto a dar el Espíritu Santo a los que se lo pidan, que los padres a dar buenas dádivas a sus hijos. La razón porque la preciosa e importante verdad para este tiempo no tiene poder para salvar, es que no trabajamos con fe. 5TI 147.2

Debemos orar por el derramamiento del Espíritu con tanto ahínco como lo hicieron los discípulos en el día del Pentecostés. Si ellos lo necesitaban en aquel tiempo, nosotros lo necesitamos más hoy día. La oscuridad moral, cual paño mortuorio, cubre la tierra. Toda clase de falsas doctrinas, herejías y engaños satánicos están desviando las mentes de los hombres. Sin el Espíritu y el poder de Dios, trabajaremos en vano por presentar la verdad. 5TI 147.3

Es por medio de la contemplación de Cristo, ejerciendo fe en él, experimentando por nosotros mismos su gracia salvadora, que estaremos calificados para presentarlo ante el mundo. Si hemos aprendido de él, Jesús será nuestro tema; su amor, ardiendo sobre el altar de nuestros corazones, llegará al corazón de las personas. La verdad será presentada, no como una teoría fría y muerta, sino con la demostración del Espíritu. 5TI 147.4

En sus discursos, muchos de nuestros ministros se concentran demasiado en la teoría y poco en la religión práctica. Tienen un conocimiento intelectual de la verdad, pero sus corazones no han sido tocados con el ardor genuino del amor de Cristo. Por medio del estudio de nuestras publicaciones muchos han obtenido un conocimiento más profundo y extenso del plan de la salvación según está revelado en las Escrituras. Les predican a los demás, pero son ellos mismos enanos con respecto al crecimiento religioso. No se presentan a menudo ante Dios para rogar por su Espíritu y su gracia, con el fin de presentar a Cristo correctamente ante el mundo. 5TI 148.1

La fuerza humana es debilidad; la sabiduría humana es locura. Nuestro éxito no depende de nuestros talentos o preparación, sino de nuestra conexión vital con Dios. A la verdad se le resta poder cuando es predicada por hombres que procuran exhibir su propio conocimiento y aptitud. Los tales también dan a entender que saben muy poco acerca de la religión experimental, que no son consagrados de corazón y vida, y que están llenos de orgullo vano. No aprenden de Jesús. No pueden presentar a otros un Salvador a quienes ellos mismos no conocen. Sus propios corazones no han sido suavizados ni subyugados por una visión clara del gran sacrificio hecho por Cristo para salvar al hombre perdido. No reconocen que es un privilegio negarse a sí mismos y sufrir por su bendita causa. Algunos se ensoberbecen y hablan de sí mismos; preparan sermones y artículos para llamar la atención del pueblo hacia el ministro, temiendo que no recibirán el honor que se merecen. Si hubiera habido más exaltación de Jesús y menos del ministro, más adoración dada al Autor de la verdad y menos a los mensajeros, ocuparíamos una posición más favorable ante Dios que la que ocupamos hoy. 5TI 148.2

No se presenta el plan de la salvación en su sencillez debido a que pocos ministros saben lo que es una fe sencilla. No basta tener un conocimiento intelectual de la verdad; es preciso que conozcamos su poder sobre nuestros propios corazones y vidas. Los ministros necesitan venir a Cristo como niños pequeños. Hermanos, buscad a Jesús; confesad vuestros pecados, rogad ante Dios día y noche, hasta que sepáis que en el nombre de Cristo habéis sido perdonados y aceptados. Entonces amaréis mucho porque se os habrá perdonado mucho. Entonces podréis dirigir a otros a Cristo como Redentor que perdona los pecados. Entonces podréis presentar la verdad como algo que procede de un corazón que ha sentido su poder santificador. Temo por vosotros, mis hermanos. Os aconsejo que asentéis en Jerusalén, como lo hicieron los primeros discípulos, hasta que como ellos recibáis el bautismo del Espíritu Santo. Nunca os sintáis libres para subir al púlpito hasta que por fe os hayáis asido del brazo que os imparte fuerza. 5TI 148.3

Si tenemos el espíritu de Cristo, trabajaremos como él trabajó; captaremos las mismas ideas del Hombre de Nazaret y las presentaremos ante el pueblo. Si en lugar de ser creyentes formales y ministros inconversos fuéramos de verdad seguidores de Jesús, presentaríamos la verdad con tal humildad y fervor y la viviríamos de tal manera que el mundo no tendría que preguntarse continuamente si creemos lo que profesamos. Predicado con el amor de Cristo, siempre conscientes del valor de las almas, el mensaje se haría acreedor, aún de los mundanos, del siguiente comentario: “Son como Jesús”. 5TI 149.1

Si anhelamos reformar a los demás, debemos nosotros mismos practicar los principios que quisiéramos imponerles a ellos. Por buenas que sean, las palabras no tendrán ningún poder si son contradichas por la vida diaria. Ministros de Cristo, os amonesto: “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina”. No excuséis en vosotros los pecados que condenáis en los demás. Si predicáis acerca de la humildad y del amor, que se vean estos dones en vuestras propias vidas. Si alentáis a otros a que sean bondadosos, corteses, atentos en el hogar, que vuestro propio ejemplo apoye vuestras amonestaciones. Vuestra responsabilidad aumenta en la medida en que habéis recibido más luz que los demás. Seréis azotados si dejáis de hacer la voluntad de vuestro Maestro. 5TI 149.2

Los lazos de Satanás son echados para que nosotros caigamos, tan seguramente como los fueron echados para los hijos de Israel poco antes de su entrada a la tierra de Canaán. Estamos repitiendo la historia de aquel pueblo. La liviandad, la vanidad, el amor por el ocio y el placer, el egoísmo y la impureza aumentan entre nosotros. Hay necesidad hoy de hombres constantes e intrépidos que declaren todo el consejo de Dios; hombres que no se duerman como lo hacen otros, sino que velen y sean sobrios. Como conozco bien la gran falta de consagración y poder de nuestros ministros, me causa profundo dolor ver los esfuerzos que hacen por exaltarse a sí mismos. Si pudieran tan sólo ver a Jesús tal como es, y a ellos mismos tal como son, tan flacos, tan ineficaces, tan distintos a su Maestro, dirían: “Soy tan indigno de sus atenciones, que si mi nombre estuviera registrado en la sección menos notable del Libro de la Vida, me conformaría”. 5TI 149.3

Es vuestro deber estudiar e imitar al Modelo. ¿Era él manso y humilde? Entonces vosotros también debéis serlo. ¿Era celoso en su obra de salvar almas? Entonces a vosotros también os toca ser así. ¿Laboraba para enaltecer la gloria de su Padre? Vosotros también debéis hacerlo. ¿Buscaba a menudo la ayuda de Dios? Vosotros también debéis buscarla. ¿Era Cristo paciente? Vosotros también debéis ser pacientes. Así como Cristo perdonó a sus enemigos, perdonaréis vosotros. 5TI 150.1

No es tanto la religión del púlpito como la religión de la familia lo que revela nuestro verdadero carácter. La esposa del pastor, sus hijos, y los empleados de su familia, son los que están mejor calificados para medir su consagración. Un hombre bueno será una bendición para su hogar. La esposa, los hijos y los empleados serán mejores personas por causa de la religión que profesa. 5TI 150.2

Hermanos, introducid a Cristo dentro de la familia, llevadlo al púlpito, y adonde quiera que vayáis. Entonces no tendréis que instar a otros a que aprecien debidamente el ministerio, porque llevaréis en vuestras personas las credenciales celestiales que darán testimonio de que sois siervos de Cristo. Que os acompañe Jesús en vuestras horas de soledad. Recordad que él oraba a menudo, y que su vida era constantemente sostenida por refrescantes inspiraciones del Espíritu Santo. Que vuestros pensamientos, vuestra vida íntima, sean tales que no os avergoncéis de hacer frente al registro en el día del Señor. 5TI 150.3

El cielo no se cierra ante las oraciones fervientes de los justos. Elías era un hombre sujeto a las mismas pasiones que nosotros; sin embargo, el Señor lo escuchó y de una manera notable contestó sus plegarias. La única razón de nuestra falta de poder para con Dios se encuentra dentro de nosotros mismos. Si la vida íntima de muchos de los que profesan la verdad se les presentase a plena vista, no profesarían que son cristianos. No están creciendo en gracia. De vez en cuando ofrecen una oración precipitada, pero no existe verdadera comunión con Dios. 5TI 151.1

Para progresar en la vida espiritual, tenemos que pasar mucho tiempo en oración. Cuando el mensaje de verdad se proclamó por primera vez, ¡cuánto se oraba! ¡Cuán a menudo se oía en las cámaras, en el establo, en el huerto o en la arboleda la voz intercesora! A menudo pasábamos horas enteras en oración, dos o tres juntos reclamando la promesa; con frecuencia se escuchaba el sonido del llanto, y luego la voz de agradecimiento y el canto de alabanza. Hoy está más cerca el día del Señor que cuando primero creímos, y debiéramos ser más dedicados, más celosos y fervientes que en aquellos primeros días. Los peligros que encaramos son mayores ahora que entonces. Las almas estaban más endurecidas. Ahora necesitamos ser imbuidos por el espíritu de Cristo, y no debiéramos descansar hasta no recibirlo. 5TI 151.2

Hermanos y hermanas, ¿habéis olvidado que vuestras oraciones, cual hoces agudas, deben acompañar a los labradores que salen al gran campo de cosecha? Debéis tener temporadas de oración por los hombres jóvenes que salen a predicar la verdad. Rogad que Dios los una a sí mismo y que les imparta sabiduría, gracia, y conocimiento. Pedid que sean guardados de las trampas de Satanás y que sean mantenidos puros de pensamiento y consagrados de corazón. Os ruego a vosotros que teméis al Señor que no perdáis tiempo en conversaciones de poco valor y en el trabajo innecesario para satisfacer vuestra vanidad o en darle gusto al apetito. Emplead el tiempo economizado y rogad encarecidamente en oración por vuestros ministros. Sostened sus manos como Aarón y Hur sostuvieron las de Moisés. 5TI 151.3