Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

42/126

La crítica contra los ministros

Un error lleva a otro. Nuestros hermanos tienen que aprender a actuar con inteligencia y no impulsivamente. La norma no ha de ser la emoción. El descuido del deber, el consentimiento de una simpatía indebida, tendrán como consecuencia el olvido del aprecio que se merecen quienes trabajan para edificar la causa de Dios. Dijo Jesús: “Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viene en su propio nombre, a ése recibiréis”. Juan 5:43. 5TI 277.3

Muchos no consideran la predicación como el medio asignado por Cristo para instruir a su pueblo y, por consiguiente, algo que en todo momento ha de tenerse en alta estima. No sienten que el sermón es la Palabra del Señor para ellos y no lo evalúan basados en las verdades que se pronuncian; pero lo juzgan como si fuera el discurso de un abogado ante algún tribunal, enfocando la destreza de argumentación exhibida y el poder y belleza de las palabras expresadas. El ministro no es infalible, pero Dios lo ha honrado haciendo de él su mensajero. Si no lo escucháis como alguien que ha recibido su comisión de lo alto, no respetaréis sus palabras ni las recibiréis como mensaje de Dios. Vuestras almas no se alimentarán del maná celestial; surgirán dudas acerca de algunas cosas que al corazón natural no le placen, y juzgaréis el sermón como si fuera el comentario de algún conferenciante u orador político. Tan pronto como termine la reunión, tendréis en la punta de la lengua alguna queja u observación sarcástica, mostrando así que el mensaje, por bueno y necesario que haya sido, no os ha beneficiado. No lo estimáis; habéis adquirido el hábito de criticar y encontrar faltas, escogiendo lo que os conviene, y quizá rechazando las: mismas cosas que más necesitáis. 5TI 278.1

Hay muy poca reverencia por las cosas sagradas tanto en la Asociación de Upper Columbia (Alta Columbia) como en la Asociación de North Pacific (Pacífico del Norte). Los instrumentos ordenados de Dios han sido casi totalmente pasados por alto. Dios no ha instituido ningún método nuevo para comunicarse con los hijos de los hombres. Si ellos se desvinculan de las agencias asignadas por el cielo para reprender los pecados, corregir los errores y señalar cuál sea el camino del deber, entonces no hay manera de allegarse a ellos mediante ninguna comunicación celestial. Quedan abandonados a las tinieblas, entrampados y llevados por el adversario. 5TI 278.2

Al ministro de Dios se le ordena: “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su transgresión y a la casa de Jacob sus pecados”. Isaías 58:1. Acerca de este pueblo, dice el Señor: “Me buscan cada día, y aparentan deleitarse en saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios”. vers. 2. He aquí un pueblo que se ha engañado a sí mismo, que se justifica a sí mismo, y está dado a la complacencia propia; y al ministro se le ordena clamar a voz en cuello y denunciar su transgresión. Esta es una obra que en todas las épocas se ha llevado a cabo en favor del pueblo, y se necesita ahora más que nunca antes. 5TI 278.3

Vino palabra de Jehová a Elías; él no buscó ser el mensajero del Señor, sino que la palabra le llegó a él. Dios siempre tiene hombres a quienes encomienda su mensaje. Su Espíritu obra en sus corazones y los constriñe a hablar. Motivados por un celo santo y sobrecogidos por el fuerte impulso divino que recae sobre ellos, se dedican al cumplimiento de su deber sin calcular fríamente las consecuencias que sobrevienen al comunicar al pueblo las palabras que el Señor les ha dado. Sin embargo, el siervo de Dios pronto cae en cuenta de que ha arriesgado algo. Descubre que él y su mensaje son objeto de crítica. Sus gestos, su vida, su propiedad, todo se revisa y sobre todo se comenta alguna cosa. Su mensaje es desmenuzado y se rechaza con espíritu de lo más estrecho y profano, como les place a los hombres en su criterio limitado. ¿Ha hecho el mensaje la obra que Dios dispuso que hiciera? No; manifiestamente ha fracasado porque los corazones de sus oyentes no estaban santificados. 5TI 279.1

Si el rostro del ministro no es de piedra, si no tiene una fe y un valor indomables, si su corazón no es fortalecido por medio de una constante comunión con Dios, comenzará a acomodar su testimonio para complacer los oídos y corazones no santificados de aquellos a quienes se dirige. Procurando evitar la crítica a que está expuesto, se separa de Dios y pierde el sentido del favor divino, y su testimonio se vuelve insípido y sin vigor. Encuentra que su valor y fe han desaparecido y que su obra carece de poder. El mundo está lleno de aduladores y fingidores que han cedido al deseo de complacer; pero los hombres fieles, que no se inclinan por el interés personal, sino que aman a sus hermanos de tal manera que no pueden tolerar el pecado en ellos, son de veras muy contados. 5TI 279.2

Satanás se propone definitivamente interrumpir toda comunicación entre Dios y su pueblo para poder llevar a cabo sus artificios engañosos sin que haya una voz que denuncie su peligro. Si logra inducir a los hombres a desconfiar del mensajero o a no atribuirle santidad a su mensaje, él sabe que no sentirán que están bajo la obligación de prestar atención a la Palabra de Dios dirigida a ellos. Y cuando la luz es puesta a un lado como oscuridad, Satanás ha logrado sus fines. 5TI 279.3

Nuestro Dios es celoso; no se le ha de tomar livianamente. Aquel que hace todas las cosas conforme al consejo de su propia voluntad, se ha complacido en colocar hombres bajo diversas circunstancias y en asignarles deberes y prácticas adaptados a los tiempos en que viven y al ambiente en el cual son colocados. Si apreciaran la luz que les da, sus facultades se ensancharían y se ennoblecerían en gran manera, y se abriría ante ellos un panorama más amplio de la verdad. Los misterios de las cosas eternas, y especialmente la maravillosa gracia de Dios como ha sido manifestada en el plan de la redención, serían revelados en sus mentes; porque las cosas espirituales se disciernen espiritualmente. 5TI 280.1

Nunca hemos de olvidar que Cristo nos instruye a través de sus siervos. Puede haber conversiones sin la intervención de un sermón. Cuando las personas viven aisladas y no tienen acceso a los medios usados por Dios para impartir su gracia, el Espíritu Santo obra en ellas y se convencen de la verdad por medio de la lectura de la Palabra; pero el medio designado por Dios para la salvación de las almas es “la locura de la predicación”. Aunque humanos, y rodeados de las debilidades humanas, los hombres son mensajeros de Dios; y nuestro querido Salvador se entristece cuando sus esfuerzos logran tan poco. Todo ministro que sale al gran campo de la cosecha debiera honrar su ministerio. Debiera no sólo procurar llevar a los hombres al conocimiento de la verdad, sino trabajar, al igual que Pablo, “amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre”. Colosenses 1:28. 5TI 280.2

Al hombre debiera mostrársele consideración y honra sólo como embajador de Dios. Dios no se complace en que el hombre sea honrado. El mensaje que trae debe someterse a la prueba de la Biblia. “¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido”. Isaías 8:20. Pero, la Palabra de Dios no ha de juzgarse por norma humana. Debe comprenderse que las personas cuyas mentes están formadas conforme a un molde terreno, las que tienen una experiencia cristiana limitada y no saben sino poco de las cosas de Dios, son las que tienen el menor respeto por los siervos de Dios y la menor reverencia por el mensaje que él les pide que proclamen. Escuchan un mensaje escrutador y se van a sus hogares listos para ponerlo en tela de juicio, y la impresión dejada desaparece de sus mentes como el rocío matutino ante el sol. Si la predicación es de carácter emocional, apelará a los sentimientos, pero no al corazón ni a la conciencia. Esta manera de predicar no produce ningún bien duradero, pero a menudo conquista el afecto de las personas y suscita sus emociones en favor del hombre que las complace. Se olvidan de que Dios dijo: “Desentendeos del hombre, cuyo aliento está en su nariz”. Isaías 2:22. 5TI 280.3

Con profundo anhelo Jesús espera manifestar ante su pueblo la gloria que acompañará su segundo advenimiento y hacerle contemplar panoramas arrobadores. Hay cosas maravillosas que han de ser reveladas. Una larga vida de oración e investigación dejará mucho sin explorar y sin explicar; pero, lo que no sabemos ahora se nos revelará en el más allá. La labor de enseñanza iniciada aquí se llevará a cabo por toda la eternidad. Al conducir las huestes de los redimidos a la Fuente de aguas vivas, el Cordero impartirá ricos tesoros de conocimiento; descifrará misterios en las obras de la providencia divina que nunca antes habían sido entendidos. 5TI 281.1

Nunca podremos descubrir a Dios por medio de la investigación. El no plantea sus designios ante la mente cuidadosa e inquisitoria. No intentemos con mano insolente descorrer la cortina tras la cual él vela su majestad. El apóstol exclamó: “¡Cuán inescrutables son sus juicios, e insondables sus caminos!” Romanos 11:33. La ocultación de su poder, el hecho de que está envuelto en pavorosas nubes de misterio y oscuridad, es evidencia de su misericordia, porque levantar el velo que oculta su divina presencia significaría la muerte. Ninguna mente mortal puede penetrar el encubrimiento dentro del cual el Omnipotente mora y obra. No podemos comprender más acerca de su trato con nosotros y de los motivos que lo impulsan, que lo que él se digna revelar. El ordena todo con justicia, y nosotros no hemos de estar insatisfechos o desconfiar, sino más bien debiéramos postrarnos en sumisión reverente. El nos revelará tantos de sus propósitos como sea conveniente que conozcamos; y más allá de eso hemos de confiar en su mano omnipotente y en su corazón lleno de amor. 5TI 281.2

*****