Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

40/126

La influencia de la incredulidad

La iglesia de _____ se ha apartado grandemente de Dios. Ya no está en un estado de sana prosperidad. Cada miembro individual de la iglesia ha tenido cargas y desalientos propios que llevar, pero cada uno debió haberlos llevado y mantenido viva su alma ante Dios sin debilitar a otros en la iglesia. Debió haber contribuido al fortalecimiento de la iglesia en lugar de disminuirlo. El hermano C no se ha colocado en una posición que fortalezca su propia fe o la de la iglesia. Ha estado actuando del lado del enemigo para descorazonar y desalentar. Satanás constantemente fomenta la incredulidad. Toma nota de los errores y fracasos de los profesos seguidores de Cristo y los saca en cara ante los ángeles de Dios. El es el acusador de los hermanos y ejercerá influencia sobre todos los que le sea posible para que hagan la misma obra. Aquellos que asumen la responsabilidad de cuidar del huerto del prójimo en lugar de desyerbar su propio terreno, seguramente encontrarán sus huertas repletas de maleza que ahogarán las plantas preciosas. 5TI 265.2

El hermano C no está en condiciones de ser una luz para el mundo. Oh, no; es una masa de oscuridad. La eternidad revelará el hecho de que sus palabras desconsideradas han sembrado las semillas de vacilación, duda y crítica en muchas mentes y que su influencia ha apartado a muchas almas de la verdad. Ha consentido en convertirse en un conducto de oscuridad para comunicar sospechas y acarrear desánimo a las mentes. Dios no se complace de él. Su propia alma se está haciendo cada vez menos susceptible a la influencia del Espíritu de Dios. Tiene apenas un poco de fe; y, ¿cómo podría ser de otra manera puesto que por medio de sus palabras está constantemente fortaleciendo la incredulidad? Mientras inculca dudas en vez de permitir que los rayos de luz preciosa brillen sobre los demás, está ayudando al enemigo en su obra. Este espíritu hace de él casi un infiel y, a menos que cambie radicalmente, muy bien pudiera convertirse en uno. 5TI 266.1

El hermano C. es desconsiderado en sus palabras y actos. Palabras ociosas, por las cuales tendrá que rendir cuenta en el día de Dios, brotan casi constantemente de sus labios. Se coloca en el terreno del enemigo y, como consecuencia, no tiene el Espíritu de Cristo. De vez en cuando reconoce que ha cometido un error, que ha estado desperdiciando momentos preciosos, valiosos como el oro, que pudo haber empleado en purificar su propio corazón. Ha estado viendo las faltas de los demás, viviendo y nutriéndose de sus errores; y esto es inanición espiritual. Todo reavivamiento está propenso a atraer personas a la iglesia que no están realmente convertidas. Tienen la verdad de nombre, pero no son santificados por su dulce influencia. Como están faltos de gracia, son egoístas, duros e inflexibles. Las tales personas son siempre indignas de confianza. Siempre estarán haciendo y diciendo cosas que son contrarias a la verdad. Es digna de lástima la iglesia sobre la cual se impone semejante carga. El mundo se opone a la iglesia y Satanás y sus ángeles están constantemente en guerra con ella. Por lo tanto, los defectos de estos miembros indignos se atribuyen a aquellos que están firmes en la fe. 5TI 266.2

Los que creen la verdad debieran estar determinados a ayudar y no estorbar a los pocos en _____ que luchan bajo el desaliento. Cada uno de los miembros de la iglesia debiera cuidar celosamente que los enemigos de nuestra fe no tengan ocasión de triunfar sobre ellos en su estado de inercia y alejamiento de Dios. Algunos han desperdiciado su influencia cuando con un poco de abnegación, esfuerzo y celo, pudieran haber sido un aporte positivo en favor del bien. Este celo no vendrá sin esfuerzo, sin luchas decididas. Si sólo quedaran tres almas fieles en la iglesia de _____, y si estuvieran vinculadas con Dios, serían conductos vivientes de luz, y él aumentaría su número. Dios ha levantado portaestandartes en _____. Algunos se han mudado, algunos han fallecido y otros han muerto espiritualmente; han prestado sus servicios a Satanás. No se dan cuenta que vendrá el tiempo cuando se han de ajustar sus cuentas en los registros del cielo y cuando quedará en claro cuál sea la obra de cada persona. 5TI 267.1

No olvidéis que todos serán juzgados conforme a sus obras. Mi hermano vacilante, discutidor y acusador, cuando el registro de tu vida sea abierto ante ti en el gran día de rendimiento de cuentas, ¿cómo podrá subsistir? “Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y, con todo, decís, ¿Qué hemos hablado contra ti? Habéis dicho: ‘Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos sus normas, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos?’”. Malaquías 3:13-14. Este ha sido el lenguaje de su corazón; y, “de la abundancia del corazón habla la boca”. Seremos justificados o condenados por nuestras palabras. La acusación de los hermanos es precisamente la obra en que se ha ocupado Satanás desde su caída. Usted ha desalentado a la iglesia que, en el mejor caso, tenía apenas un poco de ánimo. Ha presentado la verdad desde casi todo punto de vista negativo. Esta es la obra que hace Satanás. Usted no tiene ninguna razón para enorgullecerse de sus palabras, porque sólo darán lugar a la confusión de rostro, la vergüenza y la desesperación en el día cuando a cada persona se le pagará conforme a las obras hechas en la carne. 5TI 267.2

Su esposa ha escuchado sus expresiones de aflicción y pesadumbre hasta que se ha amoldado en gran medida a sus ideas. El temor de Jehová se ha apartado casi enteramente de los dos. Estáis ahora sembrando semillas de incredulidad, las que rendirán una abundante cosecha con el correr del tiempo, una siega que no os proporcionará ningún placer. Usted se ha entregado al enemigo como agente para conducir las almas a la duda y la incredulidad. Toda su obra ha consistido en desparramar lejos de Cristo. Se jacta de su perspicacia y agudeza, de su aptitud para confundir las mentes. Piensa usted que esto es una muestra de su inteligencia; pero es la misma clase de inteligencia que posee el príncipe de las tinieblas, y recibirá la misma recompensa que él se está ganando por medio de su intensa actividad y astucia. Nuestra época se inclina hacia la incredulidad, hacia el desprecio de la santidad y la religión genuina. Este es el plan de Satanás, y cuando usted dedica sus capacidades a fomentar la incredulidad, es llevado cautivo por sus artificios para hacer su obra. 5TI 268.1

Su esposa tendrá que luchar arduamente para vencer las tretas del enemigo, para dominar sus propios defectos de carácter y subyugar todas sus facultades a la voluntad de Dios, colocando sus pies firmemente sobre la plataforma de la verdad eterna. De por sí ella no es piadosa, y usted le ha presentado las cosas bajo una luz tan insegura, que es dejada sin ancla, a la deriva. Puesto que no tiene un conocimiento profundo y práctico de la fe y la esperanza, no le proporcionan un consuelo verdadero. Ha sido muy afectada por el ambiente de incredulidad que respira y si se pierde, la sangre de su alma caerá sobre los vestidos de usted. 5TI 268.2

Usted está haciendo tan seguramente la obra de Satanás como cualquiera de sus agentes declarados. Las dudas que usted ha inculcado en tantas mentes producirán su fruto. Su siembra está madurando para la cosecha final. ¿Se enorgullecerá de ella entonces? Puede usted volver al Señor; puede encontrar descanso en él; pero se ha dedicado por tanto tiempo a criticar, a tergiversarlo todo dándole un enfoque falso, que requerirá oración intensa y constante vigilancia para romper el hábito que se ha convertido en su segunda naturaleza. Mi corazón suspira por usted y su familia. El Señor no está conforme con usted; es contristado cada día. Tiene usted que ser un hombre cabalmente convertido y transformado, o nunca recibirá el precioso don de la vida eterna. 5TI 268.3

*****