Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

14/126

Matrimonios insensatos

Se me ha mostrado que los jóvenes de hoy no poseen un verdadero conocimiento del peligro que corren. Hay muchos jóvenes que Dios aceptaría como obreros en los diferentes ramos de su obra, pero Satanás interviene y los envuelve de tal manera en su red que se enajenan de Dios y se hacen ineficaces en su obra. Satanás es un obrero astuto y persistente. Sabe exactamente cómo entrampar a los incautos y es un hecho alarmante que sólo unos pocos logran escapar de sus artimañas. No ven el peligro y no se cuidan de sus tretas. Los insta a fijar sus afectos el uno en el otro sin procurar la sabiduría de Dios o de aquellos a quienes él ha enviado para amonestar, reprender y aconsejar. Se sienten autosuficientes y no toleran el refrenamiento. 5TI 99.1

Hermano _____, su propio caso es un ejemplo poderoso de esto. Usted se ha infatuado con el pensamiento de casarse. Como sucede generalmente con los que permiten que sus mentes sean encauzadas por esa vía, las amonestaciones de los siervos de Dios surten poco efecto sobre usted. Se me ha mostrado cuán fácilmente se deja usted afectar por las influencias que le rodean. Dado el caso que se vinculase usted con compañeros cuyas mentes se hayan formado en un molde inferior, se volvería como ellos. A menos que mantuviese presentes el amor y el temor de Dios, sus pensamientos serían como los de ellos; si ellos careciesen de reverencia, usted también sería irreverente; si fuesen ellos frívolos y dados a la búsqueda del placer, usted seguiría el mismo camino con un celo y una perseverancia dignos de una causa más noble. 5TI 99.2

La joven sobre la cual ha puesto usted sus afectos no tiene profundidad de pensamiento ni de carácter. Ha vivido una vida de frivolidad y su mente es limitada y superficial; sin embargo, con firmeza constante usted ha rehusado las advertencias de su padre, de su amante hermana y de sus amigos de la iglesia. Yo me acerqué a usted como una embajadora de Cristo; pero sus fuertes emociones, su confianza propia, cerraron sus ojos al peligro y sus oídos a las amonestaciones. Ha persistido en su proceder tal como si nadie supiera tanto como usted o como si la salvación de su alma dependiese de que usted se dejara llevar por su propio criterio. 5TI 100.1

Si todo joven que profesa la verdad hiciese como usted ha hecho, ¿cuál sería la condición de las familias y de la iglesia? Tome en cuenta la influencia que ejercerá la falta de respeto hacia sus padres que usted ha demostrado mediante su obstinación y su autosuficiencia. Forma usted parte de la clase de personas descritas como impetuosas e infatuadas. Esta infatuación ha causado que usted pierda su interés en los asuntos religiosos y que piense sólo en sí mismo en lugar de dar gloria a Dios. Ningún bien puede salir de esta intimidad o apegamiento. La bendición de Dios no recaerá sobre tal comportamiento obstinado como el que usted está siguiendo. No debería usted estar ansioso de entrar en una relación matrimonial y asumir el cargo de una familia sin antes haber cimentado sólidamente su propio carácter. Considero que usted está en gran oscuridad, pero que a la vez es incapaz de darse cuenta del peligro en que se encuentra. 5TI 100.2

La verdad había comenzado a reformar su vida y carácter y se estaba usted ganando la confianza de los hermanos; pero Satanás veía que lo estaba perdiendo y por lo tanto redobló sus esfuerzos para envolverlo en su artera red, y lo ha logrado maravillosamente bien. La debilidad de su naturaleza, no descubierta hasta el momento, ya se ha desarrollado. Usted no ve su condición, aunque otros la ven claramente. La luz no llega hasta una persona que no se esfuerza por obtenerla. Cuando usted vio que sus hermanos y hermanas lamentaban su proceder, era tiempo entonces de que usted se detuviese a pensar lo que estaba haciendo, orase mucho, y buscase el consejo de hombres de experiencia en la iglesia, aceptando con gratitud sus orientaciones. 5TI 100.3

Se preguntará usted: “¿Debo regirme por el criterio de mis hermanos independientemente de mis propios sentimientos?” Yo le contesto: La iglesia constituye la autoridad delegada por Dios sobre la tierra. Cristo dijo: “De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo”. Mateo 18:18. Se muestra demasiado poco respeto por las opiniones de los miembros de la misma iglesia. Es la falta de deferencia hacia las opiniones de la iglesia lo que causa tantos problemas entre los hermanos. Los ojos de la iglesia pueden discernir en sus miembros individuales lo que aquellos que yerran quizá no vean. Unas pocas personas pudieran estar tan ciegas como la persona errante, pero la mayoría de la iglesia es un poder que debiera gobernar a sus miembros individuales. 5TI 101.1

Dice el apóstol Pedro: “Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes”. 1 Pedro 5:5. Pablo nos exhorta: “Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros” (Romanos 12:10), “someteos unos a otros en el temor de Dios” Efesios 5:21. “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo”. Filipenses 2:3. A menos que se lo respete, el consejo de la iglesia será, en efecto, inútil. Dios ha colocado una voz en la iglesia que ha de gobernar a sus miembros. 5TI 101.2

Si obedece usted a la verdad en vez del error, estará dispuesto a obedecer a sus padres, y con temor sagrado acatar la voz de la iglesia. Sus oraciones han sido hechas bajo la determinación de llevar a cabo lo que considera correcto, sin tomar en cuenta los deseos de sus padres o de la iglesia. A través de toda su vida lo han motivado mayormente sus propios sentimientos egoístas. A menudo hay que hacer un gran sacrificio de sentimientos para poder cumplir con los requisitos expresados en la Palabra de Dios y actuar guiados por principios. 5TI 101.3

Se pregunta usted: “¿Deben los padres escoger los compañeros sin tomar en cuenta lo que sus hijos e hijas piensan y sienten?” Yo más bien le hago la pregunta como debe ser: ¿Debe un hijo o una hija escoger un compañero o compañera sin antes consultar a sus padres, cuando ese paso habrá de afectar materialmente la felicidad de los padres, si es que tienen algún afecto por sus hijos? ¿Deberá ese hijo o hija insistir en seguir su propia iniciativa a despecho de los consejos y ruegos de sus padres? Decididamente contesto que no, aunque nunca se casen. El quinto mandamiento prohíbe este procedimiento. “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”. Éxodo 20:12. He aquí un mandamiento con promesa que el Señor cumplirá en favor de aquellos que lo obedezcan. 5TI 101.4

Los padres sabios nunca escogerán los compañeros para sus hijos sin respetar sus deseos. Nadie se ha propuesto hacer esto en su caso; pero la mayor parte de lo que la juventud de hoy denomina amor, no es más que un impulso ciego que tiene su origen en Satanás para lograr su destrucción. 5TI 102.1

Mi hermano, de ir usted a nuestro colegio ahora, así como lo tiene ideado, tengo temor del comportamiento que vaya a seguir allí. La determinación que ha expresado usted de tener la compañía de una dama dondequiera que vaya me indica que dista mucho de estar en la posición de ser beneficiado por una estadía en Battle Creek. La infatuación que usted tiene es más satánica que divina. Yo no quisiera que usted se desilusionara con respecto a Battle Creek. Las reglas son estrictas allí. No se permite el noviazgo. La escuela no tendría valor alguno para los estudiantes si se envolvieran en amoríos como usted lo ha estado haciendo. Muy pronto se desmoralizaría nuestro colegio. Los padres no envían a sus hijos a nuestro colegio o a nuestras oficinas para iniciar una vida de enamoramiento sentimental, sino para, ser educados en las ciencias o para aprender el oficio de imprenta. Si las normas fueran relajadas al punto de permitir que los jóvenes se embelesaran e infatuaran con la compañía del sexo opuesto como usted lo ha estado haciendo ya por varios meses, se perdería de vista el objetivo de la asistencia a Battle Creek. Si no puede apartar esto completamente de su mente e ir allá con espíritu de aprendiz y con la intención de estimular en sí mismo los más serios, humildes y sinceros propósitos, orando para que disfrute de una comunión estrecha con Dios, sería mejor para usted que permaneciese en casa. 5TI 102.2

Si va, debe estar preparado para resistir la tentación y para apoyar la obra de profesores y maestros, permitiendo que su influencia esté completamente del lado de la disciplina y el orden. Es el propósito de Dios que todos los que trabajen en su causa estén sujetos los unos a los otros, dispuestos a recibir consejo e instrucción. Deben adiestrarse mediante la más rigurosa disciplina mental y moral para que con la gracia ayudadora de Dios estén capacitados de mente y corazón para preparar a otros. La oración ferviente, la humildad y la seriedad de propósito han de combinarse con la ayuda de Dios, ya que las debilidades y sentimientos humanos están constantemente luchando por la supremacía. Cada ser humano ha de purificar su alma a través de la obediencia a la verdad y con el solo propósito de glorificar a Dios, de abatir el yo y exaltar a Jesús y su gracia. Al avanzar continuamente de esta manera en dirección a la luz conocerá a Dios y recibirá su ayuda. 5TI 103.1

Algunos de los que asisten al colegio no aprovechan el tiempo debidamente. Llenos de la vivacidad juvenil, desprecian el refrenamiento que se les impone. Se rebelan especialmente contra las reglas que prohiben que los jóvenes brinden sus atenciones a las señoritas. La maldad de este proceder en esta época degenerada se conoce harto bien. Imitar las costumbres del mundo con respecto a esto en un colegio donde están asociados tantos jóvenes, encauzaría sus pensamientos en una dirección que estorbaría su búsqueda del conocimiento y su interés en los asuntos religiosos. La infatuación tanto de jóvenes y señoritas que fijan sus afectos los unos en los otros durante sus años escolares, demuestra falta de buen criterio. Como en su propio caso, el impulso ciego gobierna la razón y el juicio. Bajo el poder de este engaño seductor, la grave responsabilidad que siente todo cristiano sincero es echada a un lado, muere espiritualmente, y el juicio y la eternidad pierden su pavoroso significado. 5TI 103.2

Todas las facultades de los que sufren de esta enfermedad contagiosa, el amor ciego, son afectadas por ella. Parecen carecer de buen sentido y su proceder repugna a todos los que los contemplan. Mi hermano, se ha convertido usted en objeto de crítica y se ha rebajado ante los ojos de aquellos cuya aprobación debiera usted tener en estima. En muchos, esta enfermedad alcanza su punto crítico al llevarse a cabo un matrimonio prematuro, y cuando pasa la novedad y el poder encantador del amorío, una o ambas personas envueltas en la relación, se dan cuenta de su verdadera situación. Se hallan entonces mal casados, pero unidos para toda la vida. Unidos el uno al otro por los más solemnes votos, contemplan con corazones desfallecientes la miserable vida que les toca vivir. Están obligados a hacer lo mejor que puedan de la situación, pero muchos no están dispuestos a hacerlo. O terminarán siendo infieles a sus votos matrimoniales o bien harán del yugo que insistieron en colocarse encima algo tan amargo que no pocos cobardes deciden poner fin a su existencia. 5TI 103.3

La asociación con los que son vanidosos, superficiales y escépticos producirá la depravación y la ruina moral. Los caballeros o damas jóvenes que son audaces y atrevidos pueden tener algo de agradable en su trato; pueden poseer brillantes dotes intelectuales y destreza en hacer parecer que lo malo es preferible a lo bueno. Los tales lograrán encantar y confundir a cierta categoría de personas, y como resultado algunas almas se perderán. La influencia de los pensamientos y hechos de toda persona la rodean como una atmósfera invisible, la cual absorben todos los que se relacionan con ella. A menudo dicha atmósfera está cargada de influencias nocivas y cuando éstas se inhalan, el resultado seguro es la degeneración moral. 5TI 104.1

Mi joven hermano, ¡ojalá que pudiera yo convencerlo claramente de su verdadera condición! Tiene que arrepentirse, de lo contrario nunca verá el reino de los cielos. Hay muchos hombres y mujeres jóvenes que profesan la piedad y sin embargo no saben lo que significa seguir a Cristo. No imitan su ejemplo de bien hacer. El amor y la gratitud hacia Dios no brotan en el corazón ni son expresados en palabra o acción. No poseen el espíritu de abnegación, ni tampoco se alientan el uno al otro en el camino de la santidad. No queremos que tomen parte en la solemne obra del Señor jóvenes que profesan a Cristo pero que no tienen la fuerza moral necesaria para tomar su lugar con aquellos que son sobrios y velan en oración y que tienen su ciudadanía en el cielo, de donde esperan la aparición del Salvador. No sentimos mucho apremio porque vayan jóvenes a Battle Creek que profesan ser observadores del sábado, pero que por la clase de compañeros que escogen, dejan ver que son de baja moral. 5TI 104.2

Las puertas de nuestro colegio estarán siempre abiertas para los que no profesan religión, y los jóvenes que vienen a Battle Creek pueden escoger asociarse con este grupo irreligioso. Si se asocian con ellos con buenas intenciones y poseen suficiente vigor espiritual para resistir su influencia, pueden ser una fuerza para el bien; mientras son aprendices, pueden hacerse maestros. El verdadero cristiano no escoge la compañía de los inconversos por amor a la atmósfera que rodea sus vidas irreligiosas o para ganarse la atención o asegurarse el aplauso de los demás, sino con el propósito de comunicar luz y conocimiento, y para llevarlos hacia una noble y elevada norma, la amplia plataforma de la verdad eterna. 5TI 105.1

Una sola persona, guiada por motivos sanos y determinada a obtener inteligencia para usar correctamente sus capacidades, será una fuerza para el bien dentro de la escuela. Ejercerá una influencia amoldadora. Cuando los padres justifican las quejas de los hijos contra la autoridad y disciplina de la escuela, no se dan cuenta de que están aumentando la fuerza desmoralizadora que prevalece en un grado tan espantoso. Es preciso que toda influencia que rodee a los jóvenes esté del lado del bien, porque la depravación juvenil va en aumento. 5TI 105.2

En el caso de la juventud mundana, el amor por la vida social y el placer constituye una pasión absorbente. Vestirse, hacer visitas, gratificar el apetito y las pasiones, y dedicarse con entusiasmo a la disipación social, se convierte en el gran objetivo de su existencia. No son felices si los dejan solos. Su deseo principal es ser admirados y adulados, y causar sensación en la sociedad; y cuando este deseo no es satisfecho, la vida les parece insoportable. 5TI 105.3

Los creyentes que se vistan con toda la armadura de Dios y que dediquen algún tiempo diariamente a la meditación, la oración y el estudio de las Escrituras, se vincularán con el cielo y ejercerán una influencia salvadora y transformadora sobre los que los rodean. Suyos serán los grandes pensamientos, las nobles aspiraciones, y las claras percepciones de la verdad y el deber para con Dios. Anhelarán la pureza, la luz, el amor y todas las gracias de origen celestial. Sus sinceras oraciones penetrarán a través del velo. Esta clase de personas poseerá una confianza santificada para comparecer ante la presencia del Infinito. Tendrán conciencia de que la luz y la gloria del cielo son para ellos, y se convertirán en personas refinadas, elevadas y ennoblecidas por causa de esta asociación íntima con Dios. Tal es el privilegio de los verdaderos cristianos. 5TI 105.4

No basta la meditación abstracta; no basta la actividad laboriosa; ambas cosas son esenciales para la formación del carácter cristiano. La fuerza que se obtiene mediante la oración secreta ferviente nos prepara para resistir las seducciones de la sociedad; y, sin embargo, no debemos excluirnos del mundo, porque nuestra experiencia cristiana ha de ser la luz del mundo. La asociación con los incrédulos no nos hará ningún daño si nos entremezclamos con ellos con el propósito de vincularlos con Dios, y si somos suficientemente fuertes en lo espiritual para resistir su influencia. 5TI 106.1

Cristo vino al mundo para salvarlo, para vincular al hombre caído con el Dios infinito. Los seguidores de Cristo han de ser canales de luz. Manteniendo su comunión con Dios, han de transmitir las preciosas bendiciones que reciben del cielo a los que yacen en las tinieblas y el error. Enoc no se dejó contaminar con las iniquidades que prevalecían en sus días; ¿y acaso necesitamos nosotros dejarnos contaminar en los nuestros? Siguiendo el ejemplo de nuestro Maestro, hemos de tener compasión por la humanidad que sufre, piedad por los desafortunados, y mostrarnos generosos y considerados con los sentimientos y necesidades de los menesterosos, y los que están turbados y desesperados. 5TI 106.2

Los que son cristianos de veras buscarán hacer el bien a los demás y al mismo tiempo pondrán de tal manera en orden su conversación y comportamiento que mantendrán una serena y bendecida actitud de paz mental. La Palabra de Dios requiere que seamos como nuestro Salvador, que reflejemos su imagen, imitemos su ejemplo, y vivamos su vida. El egoísmo y la mundanalidad no son frutos del árbol cristiano. Ningún hombre puede vivir para sí y a la vez disfrutar de la aprobación de Dios.* 5TI 106.3