Testimonios para la Iglesia, Tomo 5

46/126

La responsabilidad de los padres

Los padres son en gran medida responsables por la forma como se amoldará el carácter de sus hijos. Su blanco debiera ser simetría y proporción. Hay pocas mentes bien equilibradas, porque los padres malamente descuidan su deber de estimular los rasgos débiles y reprimir los malos. Olvidan que están bajo la más solemne obligación de cuidar las tendencias de cada niño, que es su deber educar a sus hijos para que adquieran hábitos adecuados y una manera de pensar correcta. 5TI 298.3

A veces los padres esperan que el Señor haga precisamente el mismo trabajo que les asignó a ellos. En vez de restringir y controlar a sus hijos como debieran, los engríen y consienten, y satisfacen sus caprichos y deseos. Cuando estos niños salen de sus hogares, lo hacen con caracteres deformados por el egoísmo, apetitos descontrolados y obstinación. Carecen de cortesía o respeto hacia sus padres, y no aman las verdades de la religión ni la alabanza a Dios. Han crecido con rasgos que son una maldición para ellos mismos y los demás por toda la vida. El hogar no es nada feliz si se dejan florecer las malas hierbas de la disensión, el egoísmo, la envidia, la pasión y una malhumorada testarudez en el abandonado huerto del alma. 5TI 299.1

Los padres no deben mostrar ninguna parcialidad, sino que han de tratar a todos sus hijos con ternura, no olvidando que han sido comprados con la sangre de Cristo. Los niños imitan a los padres; por lo tanto, estos debieran procurar con gran esmero darles buenos ejemplos. Los padres que son bondadosos y corteses en el hogar, mientras que a la vez son firmes y decididos, verán que los mismos rasgos se manifestarán en sus hijos. Si son rectos, honrados y honorables, lo más probable es que sus hijos se asemejen a ellos en este particular. Si reverencian y adoran a Dios, sus hijos, al educarse de la misma manera, no olvidarán servirle a él también. 5TI 299.2

A menudo sucede que los padres no toman la precaución de rodear a sus hijos con influencias correctas. Al escoger un lugar donde vivir, piensan más en sus intereses mundanos que en el ambiente moral y social, y los niños se hacen de amistades que no favorecen el desarrollo de la devoción y la formación de caracteres apropiados. Los padres luego permiten que el mundo absorba su tiempo, su fuerza y su pensamiento; y cuando llega el día sábado, se encuentran tan completamente agotados que no tienen nada que ofrecerle a Dios en su día santo, ninguna dulce devoción para agraciar el hogar y hacer que el sábado sea una delicia para sus hijos. Casi nunca los visita un ministro debido a que se han colocado fuera del alcance de las instituciones religiosas. La apatía entra solapadamente en el alma. Las malas compañías corrompen a los niños, y la ternura de alma que una vez sintieron se desvanece y cae en el olvido. 5TI 299.3

Vosotros padres que denunciáis a los cananeos por ofrecer sus hijos en sacrificio a Moloc, ¿qué estáis haciendo? Presentáis una ofrenda costosísima a vuestro dios de las riquezas; y después, cuando vuestros hijos crecen sin ser ni amados ni amables de carácter, cuando manifiestan una decidida impiedad y tendencia hacia la infidelidad, le echáis la culpa a la fe que profesáis, porque fue incapaz de salvarlos. Cosecháis lo que sembrasteis, el resultado de vuestro amor egoísta por el mundo y el descuido de los instrumentos de la gracia. Mudasteis a vuestras familias a lugares de tentación, y el arca de Dios, vuestra gloria y defensa, no la considerasteis como algo esencial; y el Señor no ha obrado un milagro para rescatar a vuestros hijos de la tentación. 5TI 300.1

Vosotros que profesáis amar a Dios, llevad a Jesús con vosotros dondequiera que vayáis; y, como los patriarcas de antaño, construid un altar al Señor dondequiera que levantéis vuestras tiendas. Es menester que haya una reforma en este sentido, una reforma que sea profunda y amplia. Los padres necesitan reformarse; los ministros necesitan reformarse. Necesitan a Dios en sus hogares. Es preciso que reconstruyan los lugares desolados de Sión, que erijan sus puertas y fortifiquen sus murallas para protección del pueblo. 5TI 300.2

Hay trabajo serio que hacer en este tiempo, y los padres deben educar a sus hijos para que tomen parte en él. Las palabras de Mardoqueo pudieran aplicarse a los hombres y jóvenes de hoy: “¿Y quién sabe si para una ocasión como ésta has llegado a ser reina?” Ester 4:14. Los jóvenes deben estar adquiriendo solidez de carácter para que estén capacitados para ser útiles. Daniel y José eran jóvenes de principios firmes a quienes Dios podía usar para llevar a cabo sus propósitos. Fijaos bien en su historia y ved cómo obró Dios en su favor. José hizo frente a diversas experiencias, las cuales pusieron a prueba su valor y rectitud hasta lo máximo. Después de ser vendido en Egipto, fue al principio favorecido y se le confiaron grandes responsabilidades; pero repentinamente, sin ser culpable, fue injustamente acusado y echado en prisión. Pero no se desanimó. Confió en Dios; y salieron a relucir el propósito de su corazón y la pureza de sus motivos. El ojo de Dios estaba sobre él, una mano divina lo guiaba y pronto lo vemos salir de la prisión para compartir el trono de Egipto. 5TI 300.3

La vida de altibajos de José no fue accidental; fue ordenada por la divina Providencia. Pero, ¿cómo le fue posible dejar constancia de firmeza de carácter, rectitud y sabiduría? Fue el resultado de una preparación cuidadosa en sus años tempranos. Se dejó guiar por el deber en vez de la inclinación; y la pureza y confianza sencilla del niño llevó fruto en las obras del hombre. Los talentos más brillantes no son de ningún valor a menos que sean mejorados; los hábitos de diligencia y fuerza de carácter moral y finas cualidades mentales no se logran al azar. Dios proporciona las oportunidades; el éxito depende del uso que hagamos de ellas. Las oportunidades providenciales han de discernirse prontamente y aprovecharse con esmero. 5TI 301.1

Jóvenes, si queréis ser fuertes, si queréis tener la integridad y sabiduría de un José o un Daniel, estudiad las Escrituras. Padres, si queréis educar a vuestros hijos para que sirvan a Dios y hagan el bien en el mundo, haced de la Biblia vuestro libro de texto. Ella descubre las tretas de Satanás. Es el gran medio para la elevación de la humanidad, la reprobadora y correctora de males morales, la detectora que nos capacita para distinguir entre lo verdadero y lo falso. No importa qué otra cosa se enseñe en el hogar o la escuela, la Biblia, como la gran educadora debe ocupar el primer lugar. Si se le da su lugar, se honra a Dios y él obrará en vuestro favor convirtiendo a vuestros hijos. Hay una rica mina de verdad y belleza en este Santo Libro, y los padres no tendrán a nadie sino a sí mismos que culpar si no la hacen intensamente interesante para sus hijos. 5TI 301.2

Para muchos, educación significa tener un conocimiento de libros; pero, “el temor de Dios es el principio de la sabiduría. El verdadero objetivo de la educación es restaurar la imagen de Dios en el alma. El primero y más precioso conocimiento, es conocer a Cristo; y los padres sabios mantendrán siempre este hecho frente a la mente de sus hijos. Si una extremidad se quebrase o fracturase, los padres harían uso de todos los medios que la sabiduría les trajese a la mente para restaurar el miembro afectado a su condición original. Esta es su prerrogativa, es su deber. Pero el Señor exige que un mayor tacto, una mayor paciencia y un mayor esfuerzo perseverante se empleen para sanar las manchas del alma. No merece el nombre de padre quien no sea para con sus hijos un maestro, dirigente y amigo cristiano, atándolos a su corazón con los fuertes lazos del amor santificado, un amor que tiene su fundamento en el deber fielmente cumplido. 5TI 301.3

Los padres tienen una labor grande y responsable que hacer, y muy bien pudieran inquirir: “Y para estas cosas, ¿quién está capacitado?” 2 Corintios 2:16. Pero el Señor ha prometido dar sabiduría a quienes la pidan con fe, y él hará precisamente lo que dijo que haría. Se complace con la fe que se fía en su palabra. La madre de Agustín (obispo de Hipona) oró por la conversión de su hijo. No veía evidencia de que Dios estuviera impresionando su corazón, pero no se desanimaba. Colocaba sus dedos sobre los textos bíblicos y presentaba ante Dios las palabras que él mismo había pronunciado, rogando como sólo una madre puede hacerlo. Su profunda humillación, su ferviente perseverancia, su fe incansable, prevalecieron y el Señor le concedió el deseo de su corazón. Hoy está igualmente dispuesto a escuchar las peticiones de su pueblo. Su mano “no se ha acortado para salvar, ni se ha endurecido su oído para oír” (Isaías 59:1); y si los padres cristianos lo buscan con esmero, él abastecerá sus labios de argumentos y por amor de su nombre obrará poderosamente en su favor convirtiendo a sus hijos. 5TI 302.1

*****